Exilio y coronavirus: 3 jóvenes cuentan sus vivencias.

La revista Cultura Libre conversó con tres jóvenes nicaragüenses activistas y exiliados a raíz de la crisis sociopolítica. Hablamos sobre su exilio y vivencias durante la pandemia del Covid – 19, acá te compartimos lo que nos dijeron.

Solange Saballo – Noruega.

Solange Saballos - Noruega

El viernes 27 de septiembre la joven universitaria Solange Saballos decidió exiliarse y salir de Nicaragua junto a su pareja, de profesión fotoperiodista. Ambos estuvieron atrincherados durante dos semanas en la UNAN – Managua y una semana en la Universidad Politécnica de Nicaragua, las cuales estuvieron ocupadas por estudiantes nicaragüenses que demandaban al régimen Ortega – Murillo un cambio en su política autoritaria que reprimía con armas y persecución a quienes se manifestaran en su contra.

Saballos salió con su pareja de Managua rumbo a Guatemala, les tomó dos días llegar a su destino en el seno de una familia chapina, que los recibió durante 6 meses. En ese momento solo contaban con cien dólares estadounidenses que les compartió otro joven ex atrincherado de la UNAN – Managua.

Durante su periodo en el país del norte estuvieron viviendo en calidad de refugiados, así mismo siguieron participando en actividades que generaran presión al régimen Ortega – Murillo, hacían plantones y otro tipo de activismo junto a la comunidad nicaragüense que radica en Guatemala.

“Estando en Guatemala una miembra de la comunidad nica compartió una convocatoria para estudiar en Noruega, apliqué y fue ahí donde recibí la noticia de que fui aceptada en la Universidad de Bergen para estudiar la Maestría en Idioma Español y Estudios Latinoamericanos. En ese mismo periodo de tiempo mi pareja y yo nos involucramos en una obra que representaba el sufrimiento de los presos políticos del régimen Ortega – Murillo, esto nos llevó a Holanda por 3 meses, y fue ahí donde me aprobaron la visa y en mi pareja se quedó Países Bajos pidiendo asilo político.” comentó Saballos.

Para Solange escoger lo más difícil es complicado puesto que ha vivido un sin número de situaciones negativas, sin embargo, nos contó que dejar a su familia, amigos, seres queridos y su carrera profesional ha sido lo peor que le ha pasado en la vida.

“Cuando migramos somos una planta exótica que trasplantaron a otro lugar, sentís que sos nadie, que sos invisible” recalcó Saballos.

Ambos jóvenes coincidieron que uno de los retos más grande a los que se han enfrentado durante el exilio es la barrera lingüística.

“Yo viví la pandemia del Coronavirus en Bergen, Noruega. Nadie salía, mi universidad cambió a la modalidad en línea, ese cambio fue brusco, nadie se lo esperaba. Pase encerrada, tenía miedo de morir sola.  Así que tomé todas las medidas necesarias para prevenir el contagio de ese virus”.

Antes de exiliarse Saballos era estudiante de cuarto año de la carrera de Lengua y Literatura Hispánicas en la UNAN – Managua y cursaba tercer año de la licenciatura en periodismo de la Universidad de Managua.

“Mi consejo a otros exiliados es que no dejen de estudiar y aprendan inglés porque eso les abrirá las puertas y si amas al país, una de las mejores cosas que podés hacer es seguir estudiando para participar de la reconstrucción de la nueva Nicaragua”. Concluyó Saballos.

Chepito Barricada – Costa Rica

Chepito Barricada - Costa Rica

El domingo 30 de junio del 2018 el joven poeta Chepito Barricada decidió exiliarse en Costa Rica debido a la persecución política, una orden de arresto y amenazas de muerte de parte de seguidores del régimen Ortega – Murillo.

El joven poeta tuvo que terminar su bachillerato en el país vecino del sur en donde actualmente cursa su primer año de la carrera universitaria Enseñanza de Estudio Sociales en una universidad pública.

“Ha sido difícil porque, aunque somos países vecinos el cambio cultural al cruzar la frontera es grandísimo”. Dijo Barricada.

Para el poeta los nicaragüenses exiliados se enfrentan a una crisis humanitaria “Hay una gran ola de desempleo, a muchas personas del exilio se les ha dificultado continuar estudiando o trabajando y también como artistas en mi caso no hemos podido salir a vender nuestro arte debido a la cuarentena. También está la estabilidad emocional, hay que recordar que venimos de una crisis y ahora estamos viviendo otra. Además de la vulnerabilidad física frente al Covid – 19”.

La válvula de escape de Chepito Barricada ha sido seguir con sus estudios de manera virtual, continuar con el arte, sus amistades y la compañía de su pareja.

“La gente que todavía está en Nicaragua sorprenden, un abrazo a los que siguen en allá y a los que están en Costa Rica y el exilio no nos echemos para atrás que de alguna u otra manera saldremos de esto”. Concluyó el poeta Chepito Barricada.

Fátima Villanta – México

Processed with VSCO with hb1 preset

“A finales de septiembre del 2018, yo sentía que las cosas se estaban poniendo más tensas, recibí una invitación del ITESO (Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente) de Guadalajara para hablar sobre la situación de Nicaragua y me invitaron a la feria del libro. Pensé en hacer esos viajes y regresar”. Nos contó Fátima Villalta.

Para la joven escritora y activista nicaragüense el exilio ha sido difícil, pero en comparación con otras personas le ha ido bien.

En México los nicaragüenses podemos estar hasta un máximo de 6 meses. “Decidí quedarme y junto a otros amigos decidimos pedir refugio debido a la situación que vivía Nicaragua, varios conocidos fueron apresados durante esas fechas y liberados hasta el 2019 con la mal llamada Ley de Amnistía, todos esperábamos que la crisis se resolviera rápido, recuerdo que decíamos Daniel no pasa de mayo”. comentó Villalta.

En cuanto a su experiencia durante el exilio Villalta nos comentó “uno es quien es en Nicaragua, y comenzar otra vez es lo más duro. No importa tu curriculum porque no tenes conectes. Es como nacer de nuevo, lo que sabes no es válido, las amistades y referentes sociales no están, es difícil volver a iniciar teniendo esa herida abierta.  No sabes cuándo vas a volver”.

Durante este tiempo en el exilio la joven escritora y autora de la novela Danzaré su Tumba se planteó continuar con sus estudios.

En medio de la crisis sanitaria global originada por el Corona virus Villalta reconoció que lo más duro ha sido estar lejos de su familia, así mismo comentó el lamentable fallecimiento de un familiar por parte de su mamá.

A pesar de estas situaciones difíciles Villalta continúa al trabajo social y activista vinculado a Nicaragua “Tenemos una plataforma de comunicación política llamada Hora Cero, nos ha ido bien, no me siento separada de lo que está pasando allá”. Afirmó la escritora.

Antes de concluir la entrevista Fátima dejó una invitación abierta a las y los nicaragüenses a crear un dialogo en vez de continuar criticando a quienes se exiliaron o se quedaron en el país “La gente que está afuera, no puede decirle a los que se quedaron qué hacer o cómo sentirse y viceversa, los que se quedaron tampoco te tienen que decir a vos que porque estás exiliado la estás pasando mejor. Es importante reconocer ambos conflictos y tragedias, es más fácil construir desde ahí en vez de estar acusando al otro. Cada uno vive la migración distinta, todos tenemos añoranzas y nostalgias”.  Enfatizó Villalta al concluir la entrevista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s