Hermandad

Escrito por: Hermógenes L. Mora, poeta y escritor chinandegano.

Una frase del libro “Diablo Guardián” del autor mexicano Xavier Velasco, cita lo siguiente:

“En toda nación hay problemas que solucionar, en todo hospital hay heridas que curar; en toda hermandad hay mucho trabajo por hacer, y en todo buen corazón está el poder de hacerlo”.

Bien nos enseñó Esopo en la fábula de “el viejo y sus hijos” cuando refería que la unidad hace la fuerza.

Los pueblos del mundo han sido heridos este año (2020) por un enemigo que nos llevó al confinamiento, un enemigo que nos ha derribado sin piedad, que ha destruido la economía mundial a pasos agigantados, que se ha robado vidas, “que nos ha hecho más pobres a los pobres”.

Además de este enemigo se suma un enemigo común a lo interno de cada nación: “los políticos”.

En nuestra Nicaragua, la dictadura, quien siempre ha sido el enemigo número uno del pueblo, ha tratado de robarnos hasta nuestra conciencia, con el fin de que no apliquemos aquel mandato bíblico de amar al prójimo como a nosotros mismos. Pero el pueblo no se ha dejado robar lo único que nos identifica como hermanos: LA SOLIDARIDAD. Y ha sido esta, para contrapeso de las acciones invisibles del gobierno, la que ha florecido en los barrios, en las comunidades, en el país entero.

Un vecino ofreció alcohol, otro ha regalado mascarillas, algunos compraron telas y las entregaron a señoras que, haciendo uso de su máquina de coser y de sus manos voluntariosas, han diseñado y fabricado mascarillas para repartir entre familias.

El mal que nos ataca a lo interno, ha intentado opacar estas acciones con burdas campañas totalmente inverosímiles.

Al pueblo, ya no se le puede engañar. A pesar de fomentar la ignorancia e intentar robarse los valores, cosa que le ha sido imposible a la dictadura, el pueblo ha demostrado de qué está hecho.

El pueblo está hecho del verdadero amor, de ese que es desinteresado, de ese que lucha, que une y que, sobre toda cosa, se siente.

El amor verdadero no es una campaña falsa ni es abstracto ni es inconsciente.

Y pudiera escribir tantos elogios hacia las acciones altruistas de grupos que han sido invisibles, pero reales al materializar la solidaridad con sus hermanos…

Al pueblo no se le puede engañar, porque el pueblo siempre velará por el pueblo y luchará unido como una hermandad en contra de los que aborrecen el altruismo, la democracia y la justicia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s