“El clamor del exiliado”

Escrito por: Julio Barrios Ticay

Acurrucado, sobre una acera en capital extranjera, sueña con la bandera en su corazón, recuerda el día qué en los regazos de su madre, leche fresca tomó.

Recuerda el manto de teja que cobijaba su habitación, porque ahora es el cielo su cobija pura, el frío, la lluvia y el sol.

Dice que pronto va a regresar, pero cada día más viejo se le ve, sus canas blancas y sus arrugas son el mensaje de que ha perdido la clara línea de la cordura y como un loquito corre con su bandera sobre un terroncito de tierra en el parque central.

Bajo el manto de madera y teja, en alguna catedral me cobijaré de nuevo, como una palomita de campanario, acurrucado con el calor de hogar patrio.

Entonare el canto de libertad, desde aquel campanario blanco, desde aquel templo colonial y gritare feliz: “Ahora sos libre patria mía”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s