Testimonio de persecución.

Escrito por: Joseph Renauld Bendaña

Soy un ciudadano nicaragüense que por cuestiones de seguridad y, a raíz del contexto de persecución política en Nicaragua, en abril del 2018 adopté el seudónimo de Joseph Renauld Bendaña para darme a conocer como autor de todos mis escritos autopublicados, algunos en Amazon y otros en la Revista nicaragüense Cultura Libre.

Algunas de mis publicaciones son:

La Escritora.: desesos del corazón (Novela autopublicada el 19 de agosto de 2018).

En el diario de Charlie (autopublicada el 23 de octubre de 2018).

Incomprensible, mi ángel quiere volar (poemario autopublicado el 10 de octubre de 2018).

Sin duda alguna estos libros me han dado fama internacional. Sin embargo, no es por ello que el gobierno de Nicaragua se ha ensañado conmigo, sino por mis escritos publicados en una de mis cuentas en una red social que, valga mencionarlo, es una cuenta que hackearon y cerraron de manera definitiva los borregos del gobierno. En esta red publiqué una «micronovela» llamada Nicaragua volverá a ser República, protagonizada por el pueblo y antagonizada por Chayito y Danielot. Capítulos que mis seguidores esperaban cada tarde por su toque picarezco y lleno de burla hacia la familia Ortega Murillo, pero sobre todo plagado de solidaridad con mi pueblo diciendo verdades que sin duda alguna describían la realidad de la crisis sociopolítica de Nicaragua.

 También he sido blanco de ataques de difamación por parte del secretario político y Juventud Danielista de mi ciudad desde que publiqué dos artículos en la Revista Cultura Libre «Vivos inmortales, no muertos que no mueren» y «El nacimiento de un inmortal, Álvaro Conrrado». No me sorprende que se hagan una idea de mi verdadera identidad, para eso también ocupan el presupuesto Nacional. Dicho Secretario Político anduvo rondando durante una semana mi casa, deteniéndose en frente del portón mostrando en reiteradas ocasiones un rifle para intimidarme. Asimismo, se me acusó públicamente de crear historias ficticias y de creerme mi «supuesta» seudología

También recibí en septiembre del corriente año una amenaza por mi novela La Escritora (publicada en amazon), por ser considerada una crítica directa al gobierno de Daniel Ortega. Lo cierto es que dicha novela en ningún momento hace parte de un escenario de la nueva revolución nicaragüense iniciada por el Movimiento 19 de Abril (M19A). Pero de haber querido criticar al gobierno, lo habría hecho y de manera muy directa, nada me lo impide. No obstante, aunque no lo hice fue motivo de suspensión de mi matrícula en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León). Aquí un fragmento de la Escritora:

«—Cuéntame más, quiero que seas explícita con lo que has dicho.

—Los factores que han impulsado cambios en la era contemporánea han sido los principales problemas a los que se enfrenta el ser humano, mismos que luego son plasmados como el resultado de pensamientos u opiniones críticas, por ej.: Las guerras que representan el exterminio de la vida ante la falta de consenso oportuno y eficaz. Un sistema de educación carente de conocimientos que permitan alcanzar un alto nivel cultural. La destrucción masiva de flora y fauna como resultado de la industrialización. Asimismo, la globalización. Una administración económica en descenso que afecta toda estabilidad incluyendo la emocional. Por todas esas razones es que los personajes de la novela de hoy en día sufren cargas de estrés, preocupaciones comunes en nuestro diario vivir.

—Tonterías —interrumpió la bella mujer de cabellos rubios—. ustedes mismos crean el caos en su propio mundo, son los que destruyen todo a su paso para después quejarse de su pauperización. 

—A pesar de que eres una impertinente, no te voy a negar, Flordelicia, que hay cierto grado de verdad en tu razonamiento. Sin embargo, me gustaría continuar escuchando la amable explicación que gustosamente nos ha dado la joven. Prosigue por favor muchacha.

—En la novela actual se persigue la sinceridad total, esto es para demostrar la propia verdad individual que cada individuo posee. El personaje de la novela de hoy es común y corriente porque se centra en una sociedad realista y auténtica. Por el contrario, ya no es de extrañarse que el lector medio se encuentre perdido en el juego sugestivo del escritor cuando este ofrece un argumento con poca explicación en la introducción y, a menudo un desarrollo plagado de incógnitas que al final obtienen respuestas implícitas. Estos son los motivos de la transformación literaria-contemporánea…»

Yo, Joseph Renauld Bendaña, me considero un escritor dispuesto a enfrentar al enemigo, no con balas sino con la pluma y papel, como lo hicieron las mujeres de la década de los 60 hasta el 2000 en la corriente literaria de Vanguardia que, por cierto, lo hicieron revelándose a los dictadores de sus paises. Entre ellas Alaide Foppa, Luz Méndez de la Vega, Rosalía Alarcón de Fames, Josefa Granados, Ana María Rodas, etc., todas guatemaltecas. También en El Salvador están Claudía Lars, Delfina Góchez Fernández, Lil Milagros Ramírez, entre otras. En Nicaragua también tenemos esas voces femeninas pertenecientes a poetisas entre publicadas e inéditas, por ejemplo: Michele Najlis, Daysi Zamora, Rosario Romero, Xiomara Espinoza Masis, Juana Vásquez, Maritza Padilla, Gioconda Belli y Rosario Murillo Zambrana, actual vicepresidenta de la República de Nicaragua. Todas estas mujeres jugaron un papel importante en la poesía revolucionaria. 

¿Por qué hago mención de la poesía femenina centroamericana e hincapié en Murillo Zambrana? Porque a ese movimiento de Vanguardia pertenece Murillo, una guerrillera revolucionaria que a través de su poesía demostró la ardua lucha contra el opresor.  Ella supo lo que era el exilio, ser perseguida y presa política. Sin duda alguna estaba muy entregada a sus ideales. Es una pena que hoy en día, que funge como vicepresidenta de Nicaragua, esté siguiendo los pasos de Anastasio Somoza Debayle. Ha olvidado por completo el motivo que la impulsara a ser parte de la lucha armada de 1979.

En conclusión, yo seguiré publicando mi rebeldía y descontento con el actual gobierno. Después de todo a lo largo de la historia a quedado demostrado que la literatura es un arma contra el enemigo de la verdadera paz y tranquilidad social. Si no lo creen esperen una segunda entrega en la que podríamos analizar ¡Cuanto miedo! Le tiene el dictador a las letras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s