Llueve en abril (en formato de microficción)

Escrito por: Kerstin Miranda

Estuve corriendo, casi en cuclillas, de una esquina a otra para entregarles agua, y que aliviaran la sed y el ardor en la cara. La lluvia de abril era lluvia de plomo. Un manto de oscuridad envolvió a los que estábamos cerca. Así lo vimos próximo en el pavimento, con su pecho y garganta vueltos la naciente de un espeso un río rojo. Era de los que ayudaron. Es lo único que recuerdo.

No es cierto. Lo recuerdo todo, como que en el colegio aprendí el “En todo amar y servir”.

También recuerdo que el que vi, era mi cuerpo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s