Vivos inmortales, no muertos que no mueren.

Escrito Por: Joseph Renauld Bendaña

Nicaragua, el país centroamericano secuestrado por la dictadura Ortega-Murillo, demostró una vez más que tiene verdaderos héroes tal como quedó en evidencia la tarde del 18 de abril del 2018 cuando el pueblo se levantó en protestas pacíficas en rechazo a las reformas al Instituto Nicaragüense de seguridad Social (INSS).  Los primeros en levantarse fueron los estudiantes, jóvenes que han sido consecuentes con las demandas que exigen al gobierno sean escuchadas y resueltas a la brevedad posible, formándose de esta manera el Movimiento 19 de Abril (M19A) en honor a los hermanos caídos durante las protestas, seguidamente a esta demanda se unió el pueblo. El autoelegido presidente, Daniel Ortega, y su vice presidente, Rosario Murillo, revocaron las reformas al INSS y se mostraron abiertos a un diálogo para discutir los temas en el contexto de la crisis en el país, un diálogo que hasta el día de hoy no tiene fecha de inicio y peor aún ni la menor intención de hacerlo por parte del régimen. Sin embargo no se han pronunciado por las masacres que han hecho contra el pueblo que protesta de manera ordenada, organizada y pacífica para lograr la democratización del país y evitar que la dictadura siga controlando los poderes del estado, poderes que han sido modificados para obtener sus propios beneficios.

¿Por qué razón le llamo autoelegido presidente?, porque durante tres periodos consecutivos que tienen una duración de 5 años, supuestamente ha ganado las elecciones para ocupar la presidencia de la República de Nicaragua, sin embargo el poder electoral carece de credibilidad ya que con engaños han robado las elecciones metiendo infiltrados a las mesas de escrutinio y realizar un conteo de votos a favor de su candidatura y de esta manera seguir en el poder. Roberto Rivas se ha encargado durante estos años de que su jefe, Daniel Ortega, gane las elecciones cueste lo que cueste.

Los nicaragüenses ya no les darán un voto de confianza a la pareja presidencial. El problema se incrementó a raíz de las masacres que ambos han ordenado en contra de la población que se ha pronunciado con la calma y tranquilidad,  los insultos que la primera dama a dirigido al pueblo son el principal detonante para que estas protestas sigan su curso con una mayor razón de manifestación poderosa, la sed de justicia para los héroes caídos y una patria libre de tiranía. Entre los insultos podemos encontrar las palabras: «minúsculos», »vándalos», «consciencia minúscula», «mediocres» «saqueadores». Nosotros no somos minúsculos, ni ladrones, somos la mayoría de nicaragüenses inconformes ante amenazas, abusos y atropellos, en cambio los simpatizantes del Orteguismo son ese diminuto sector que defiende a los dictadores a capa y espada por una obligación. Están obligados a defender al gobierno y participar del circo que han armado porque de lo contrario perderían el trabajo que tienen por ser trabajadores directos del estado.

Por otro lado la pareja genocida ha puesto a la Policía Nacional como un símbolo de represión a la ciudadanía siendo este otro paso que dan en falso y dejan a simple vista que su única intención es seguir en el poder y no soltarlo pase lo que pase. Otra artimaña que Daniel y Rosario han utilizado para no perder simpatizantes ni las relaciones políticas extranjeras es la desinformación valiéndose de los medios de comunicación que han comprado con dinero del pueblo para dar una mediocre y nada profesional información que lo único que demuestra es que en Nicaragua ningún periodista que trabaje en los canales oficialistas merece llevar ese elevado título. En nuestro país tan solo unas cuantas radios y un canal están comunicando la realidad que se vive. Las redes sociales son un medio que tenemos a nuestro favor, aunque hace apenas unos meses, este derecho constitucional de libre expresión nos lo querían quitar, ¿quiénes? Daniel y Rosario Murillo como era de esperarse.

El problema

El problema que ha acrecentado la violencia en Nicaragua es sin lugar a dudas el mismo gobierno. El que hasta este día sigue indiferente a tanta sangre derramada de gente inocente. El mismo gobierno que sigue aferrado al poder y al dinero que no le pertenece.  Poder y dinero son sinónimos. La sed de poder puede corromper las más sinceras intenciones.

Un problema de más atrás.

El 19 de julio de 1979 se dio el triunfo de la revolución comandada por Ortega en contra de la dinastía Somoza. Los principios de Ortega Saavedra eran apegados a los ideales de Sandino, un hombre que dio su vida para ver libre a su nación del tirano de Somoza, el dictador que se aprovechaba de un pueblo analfabeto que solo sabía decir sí y se doblegaba a su inicua manera de gobernar. Esa causa de anhelada libertad que inculcó Sandino en sus seguidores la hizo suya también Daniel Ortega, pero al parecer se le olvidó el significado de libertad, paz, justicia social apenas probó las delicias del poder y se convirtió en el tirano que un día ayudó a derrocar.  A la fecha los principios que le vieron nacer a Ortega por influencia del general de hombres libres han cambiado y se han convertido en una enfermiza ambición de poder. Este corrupto ha pisoteado la dignidad de los nicaragüenses poniéndose en calidad de presidente fuera de la ley.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s