La quiero en blanco

Escrito por: Sergio M. Bustamante.

Es muy probable que alguna vez una persona te haya dicho “buscá la paz”, y vos, por ahí vas buscándola con desorientación. ¿Cómo es? ¿A qué sabe? ¿Qué se siente?… paz cuando invade el enojo, o cuando acorrala mucha ansiedad. Sin duda, este concepto universal trastoca tanto a individuos como naciones y es tan importante como el amor, la felicidad, la libertad.

Por lo general el término está asociado a tranquilidad, quietud y calma. Leyendo un poco nos damos cuenta que hay varias perspectivas para definirla. Si se trata de la ausencia de conflicto, bien entendemos que es la buena relación entre miembros de un determinado grupo. Cuando es entre países, la paz representa un cese a la guerra, su antónimo. No más luchas.

Ya recordarán la legendaria frase de Benito Juárez: “entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. Así la quiso definir este personaje de la historia mexicana… y no está del todo mal. Entonces, teniendo esto en cuenta, podemos agregar que paz es cordura, respeto, armonía, tolerancia, solidaridad.

Así ya podemos armar un mejor concepto. Paz en sí misma no es suficiente, dentro de ella depositamos otras virtudes que potencian un estado de progreso tanto en nuestra vida, como en la de los demás. No es fácil por supuesto, sin embargo, se logra llegar a ella con mucha consciencia; interiorizando en nuestras actitudes y analizando qué es lo que proyectamos.

¿Por qué proyección? Porqué la paz se nota, y al estar en paz con nosotros mismos en un principio, podemos llevarla a las demás situaciones en las que nos comprometemos. Tan sencillo como salir del hogar y evitar un enfrentamiento innecesario, respetar a quienes van por la calle, demostrar que nuestra intención de vida es mantener relaciones cordiales y saludables.

Si me decís que no siempre es posible, estoy totalmente de acuerdo. A veces no se puede mantener todo en paz o en una aparente tranquilidad. Es naturaleza humana también estallar en emociones y desahogar el ardor de una ira profunda. Pero las consecuencias son nefastas, lamentablemente la historia enseña que las pérdidas son cuantiosas… y en la mayoría de ocasiones pudiendo ser evitadas.

Nicaragua, nuestro país, ha sufrido a lo largo de su historia reciente el desgarre de varias luchas. Desde la época de conquista, siguiendo la etapa colonial, post independencia y más reciente, con su famosa revolución del año 1979. Aunque para algunos la guerra ha sido necesaria para mejorar las condiciones de vida, lo cierto es que otros concluyen que también ha supuesto el atraso para este país.

¿Por qué? Estas luchas son generadas principalmente por la codicia de gente corrupta, por la negligencia de quienes desean tener todo bajo su control y atropellan las libertades y derechos de otros. La invitación de este texto es que a nivel individual identifiquemos las virtudes que nos llevan a tener paz interior, para que esto se traduzca en paz a nivel de familia, comunidad y nación.

Hay muchas formas de encontrar paz y liberarnos de odio, temor, angustia, envidia. Aunque probar alguna no está mal (como la meditación); nada es tan poderoso como creer que se pueden vencer los obstáculos de la vida con disciplina y determinación. Tener control de quienes somos y lo que queremos aportar a los demás es por seguro una forma contundente de tener paz, seamos honestos con nosotros, auténticos.

El color menos agresivo es el blanco, por tal motivo la paz tiene mucho simbolismo asociado con él; de acuerdo a la historia se le atribuye serenidad y rendición. Según las diferentes culturas hay objetos, figuras y animales que representan la paz.  Nuestra cultura occidental por influencia del cristianismo reconoce a una palomita blanca cómo símbolo de la misma.

Si encontrar paz en cada uno supone rendirse ante lo malo que hemos vivido, vale la pena. Comenzar de nuevo, reinventarnos, adaptarnos a otro medio lejos del conflicto. A veces lo que necesitamos es vivir nuevas etapas que nos permitan encontrar la paz que necesitamos. Deseo encontrar esa paz, anhelo aportar valor y no conflicto, por eso transformo mi vida y la de los demás, he ahí porque la quiero en blanco.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s