La política y los jóvenes de hoy.

Escrito por:  Gladys Maríamichell Alonso Vílchez.

La política es un tema de suma importancia y trascendencia para el desarrollo de una sociedad democrática, donde políticos somos todos.

El considerable descontento o recelo por parte de los jóvenes hacia los temas de carácter político si no es que deciden ignorarlo o evadirlos debido al gran desconocimiento de cuestiones básicas para entender éste asunto, ya que, la mayoría de jóvenes no reconocen el concepto de política, no distinguen las formas de participación en política, no identifican sus derechos políticos, ni el sentido ético de éstos, no hay un grado ni medianamente considerable de inclinación o disposición hacia la participación activa en éste ámbito y no pueden opinar con propiedad sobre el acontecer nacional puesto que no se informan sobre éste.

Los jóvenes podríamos ser considerados participes claves en las áreas de crecimiento económico, fuerza política y transformación social, sin embargo, una gran parte de nosotros muestra un creciente rechazo a la política institucional y sus típicos actores o figuras de poder, por lo que se dice que estamos ante una juventud apática.

Entre las causas de dicha apatía está el hecho de que nos sentimos insatisfechos como ciudadanos, a diferencia de otras generaciones, tenemos menos oportunidades de participar en la política de nuestro país, de tener un empleo bien remunerado y de progresar. Se ha formado la idea o más bien, el prejuicio, de que las únicas formas de participación en éste ámbito es trabajar en el gobierno, militando en un partido político, siendo miembro de una organización ciudadana y/o protestando.

Los jóvenes preferiríamos hacer, que tan sólo criticar, o lo que es menos, permanecer inmutables ante nuestra realidad; sin embargo, al cerrarse para nosotros espacios para la formación y participación en política, encontrándonos repetidas veces con las mismas jerarquías de poder de siempre y al advertir que la gente en que maneja el orden de las cosas en éste país, busca usarnos como títeres, optamos por alejarnos de algo que es inherente al ser humano, la búsqueda del bien común, que sólo se puede lograr desde una participación constante en lo político y del pensamiento crítico del individuo, siendo lo último, castigado siempre por el poder, comenzando por el sistema de educación deficiente que tenemos, que ansía que acatemos ordenes, sin jamás cuestionarnos nada de cuanto se nos impone.

Dicho lo anterior, es necesario reconocer nuestra propia responsabilidad. En ésta “la era de la información instantánea”, es alarmante como muy pocos chavalos y chavalas buscan instruirse en relación al tema, es entonces la tecnología y todas las facilidades que pone a nuestra disposición un arma de dos filos, puesto que preferimos entretenimiento a conocimiento.

Los pocos que se pronuncian sólo se quejan y no proponen, lo cual carece de sentido. Si hay que estar claros de algo, más en éste año con las elecciones municipales a la vuelta de la esquina, es que los que están en el gobierno LOS ELEGIMOS NOSOTROS, si no desempeñan correctamente su función, cargamos con el peso de elegirles o de no pronunciarnos, en otro de los casos.

La política debe mover el interés de todos nosotros, si es que podemos hacernos llamar ciudadanos y esto implica que asumamos también nuestra responsabilidad, con todo lo que ésta conlleva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s