Gentrificación y añoranza

Por Greta Rojas

Nicaragua ha logrado posicionarse, en los últimos años, como el destino turístico más destacado de América Central. Poco a poco, la gran afluencia de turistas se ha transformado en inversionistas extranjeros que ven en Nicaragua un lugar fácil para hacer negocios sin ser molestados.

Estos inversionistas encuentran nuestra economía barata, por lo que no les costó apropiarse de espacios en calles principales, comprar antiquísimas casas coloniales e imponer su idioma.

Ciudades como Granada, León, San Juan del Sur y Rivas reconcentran negocios extranjeros que cobran en dólares. Los habitantes nativos les han seguido el juego, pues el córdoba no es tan valioso en comparación.

Muchos nicaragüenses se alegran de ver venir a esta gente, sueñan con procrear hijos cheles de ojos azules, prestan servicios de toda clase con tal de acapararlos y hasta piensan en irse al extranjero de la mano de su amor europeo o gringo. Pero no notan de que, mientras sueñan en vez de dedicarse más al trabajo, los turistas se apropian del lugar, sacándole el máximo provecho.

Luego vemos gente desencantada, ajena en su propia ciudad, que añora el pasado esplendoroso. Nunca hicieron nada para conservarlo. Tan sólo les gusta recordarlo, antes de la llegada de los cheles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s