Incendio en mi alma

Por: Edgar Díaz

Camoapa, Nicaragua.

Al pie de un árbol con sus frágiles ramas

Me cubría una sombra marchita y triste,

El sol con sus rayos ultravioletas me encendía

Los tejidos de mi piel morena.

A cada instante perforaba más lento y

Ardiente las células de mi cuerpo,

Quemando mis verdes azules venas.

Y mi esperanza anhela ser el alimento del mañana.

Mientras en mi alma se formaba una llama

De fuego que penetraba hasta mis tuétanos,

Derritiéndome dolorosa y lentamente

Hasta no dejar una sola partícula de mis huesos.

Llegaba el atardecer gris, y el sol se escondió

Atrás de la montaña verde olivo,

Exhalé profundamente llenando mis arterias

Y me pregunté: ¿Qué sería de mí sin la naturaleza?

Ala distancia corrían las aguas cristalinas de un rio,

Los peces llenos de colores aleteaban en lo profundo,

Sin saber, que agonizaban desesperadamente

Y aguas dulces perdían la esperanza de existir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s