Monólogo de una mujer maltratada.

Por: Camila Silva

Mi corazón ha evadido el calor de mi cuerpo, que lacerado sobrevive el día a día de un amor que no promete, más que golpes sedientos de lágrimas y de angustia.

La desdicha de saber que mi destino no es más que un laberinto de amor no correspondido, abruma mi conciencia y mi sentido, nubla mis ojos y ahoga sueños, en un silencio que grita desesperación y auxilio.

Me veo al espejo y ya no reconozco a la mujer que se para frente a mí, con su sonrisa torcida y sus marcas tatuadas por las feroces manos de un animal al acecho. Mi cuerpo es prueba verídica de mi maldito infortunio, que ahora, pertenece a la larga lista de mujeres maltratadas. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s