La Participación es un derecho, sí.

 

Por: Cecilia Castro Sandino

La participación ciudadana es un derecho de todos los nicaragüenses, así lo establece la Ley 475, aprobada el 22 de octubre de 2003 de la constitución política de Nicaragua. Aun así, la población sigue sin ser partícipe de las decisiones que se toman en el país. Pero, ¿Será por qué a ellos no les gusta participar o no se les está tomando en cuenta a todos los nicaragüenses en las decisiones que a diario se toman a diario? ¿Podrían ellos contribuir al cambio de la situación actual? ¿Acaso alguien se les ha acercado a preguntarle por qué no participan? ¿La mayoría es apática o ha sido excluida?

Son muchas las interrogantes, pero tan pocas las respuestas, pues solo basta con observar durante cinco minutos a la gente que aborda las unidades de transporte colectivo, que mejor escenario para darse cuenta de lo que acontece en el mundo, y aunque pueda sonar ambiguo, pero muchos de ellos y ellas no saben qué pasa a su alrededor, además de vehículos.

Mucho se habla de alzas en el precio del petróleo, del incremento en la canasta básica, de pérdidas de cultivos, pero lo que no se atreven a preguntar es el porqué de esos cambios, se quedan con lo que los medios de comunicación emiten en sus noticieros, nadie investiga, a nadie le parece importar si el producto interno bruto (PIB) aumenta o disminuye, que si tiene que cotizar al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) por más tiempo. ¿Y protestar?, menos, porque para quienes no conocen sus derechos, participar no es uno de ellos, al contrario, protestar o manifestarse en contra de algo puede parecerles una locura o un delito.

A diario se ve y se escucha por la televisión o la radio que un pequeño sector de la población sale a protestar a las calles, en respuesta a un problema que les afecta, pero ¿Cuántos de ellos reciben respuesta?…ninguno, aun así cuando marchen por una semana completa bajo el sol, y expuestos a la delincuencia e inseguridad que azota la capital.

“Un gobierno del pueblo” se lee por todas partes, a donde decidas ver, te lo remarcan en grandes letras con colores brillantes, pero, ¿Es realmente el “pueblo” quién manda? Y ¿Cómo puede un pueblo mandar cuando ni siquiera conoce sus derechos?

Juan Pérez, mi vecino de al lado, dice ser sandinista, pertenece a los famosos Consejos del Poder Ciudadano (CPC), siempre se le ve caminando por el barrio, acompañado de los demás miembros, muchas veces han sido bene­ficiados con hojas de zinc, cocinetas, animales domésticos por parte del gobierno. Pero, ¿Es eso participar?

El principal enemigo en Nicaragua es la ignorancia de los derechos, el ejemplo más claro de no participación ciudadana, son las pasadas elecciones municipales, donde más del 50% de la población nicaragüense no salió a votar, tal vez para esa parte de la población que no sabe que votar, también es participar. ¿Qué pasa entonces? Pues, no participar nos hizo ser copartícipes de un fraude electoral.

Es importante que empecemos por involucrarnos en los asuntos del país, que seamos participes de las decisiones que se toman, que no nos quedemos con los discursos aburridos y repetitivos del presidente Ortega, hay que exigir respuestas, no permitamos que la falta de información nos lleve a ser manipulados por aquel sector de la población que dice llamarse “democrático”. No es necesario pertenecer a algún partido político para ser tomados en cuenta, recordemos que es un derecho y que por lo tanto nuestras autoridades tienen el DEBER de cumplirlo y si no lo hace, es nuestra obligación exigirlo.

balanza ignorancia

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s